Tags:

María Inés Lanfranchi nos acerca un nuevo fragmento de su último libro.



Ine Lanfranchi Ine Lanfranchi

Luna 13

LOS FINALES

Los finales y los inicios. El mismo punto para una nueva partida y una nueva llegada y en eso, la vida misma.

Nunca me resultó fácil terminar un libro, terminar una relación, terminar… Pero el momento llega por más que desee eternizarlo, y me colma de nada, de vacío, de soledad y angustia. Si encontrara mas palabras eternizaría esta Luna 13 y sería inmortal, infinita. Pero los finales existen por algo, para dejar, elevar, fluir hacia lo nuevo, hacia lo desconocido y allí reencontrarse en otro lugar. Diferente. Entiendo que los finales también son una experiencia espiritual digna de ser buscada y encontrada. Por eso hasta el último capítulo, hasta mi última luna, le pregunté a Cir que significa esta palabra para él, cuando pinta, cuando compone, cuando escribe, cuando enseña, cuando confía, cuando ama. Entonces le dije a la nada, al “sin tiempo” … me pregunto cómo será para vos llegar a un final y decir... Ya está... ahora a otra cosa. En mi está sucediendo un remolino se sensaciones y sentimientos con esto de soltar este libro y se me reeditan muchos más finales. Perdón la sinceridad, pero necesitaba preguntarte sin más vueltas solamente el tema de los finales...¿Cómo los vivís vos? – y esperé en mi tiempo. - … con respecto a la pregunta… básicamente… siempre digo que ser artista, es más, hacer cosas que se terminan, es lidiar siempre con la frustración. Lo importante es que esa frustración de acabar una obra sirva para dar ánimos, encarar una nueva y no para desmotivar. Ahí está el punto clave. - …siento angustia, no quiero terminar, y no es por la obra sino por mí. No quiero estar sola de este texto ni de esta búsqueda. - …se auténtica con vos misma Nei… tratá de comprender esto… cuando dibujo, cada dibujo que termino es un fracaso. No es lo que yo quería bajar, no es lo que había imaginado. Lo que había imaginado siempre es más complejo, más completo, es diferente, y lo que queda no es lo que imaginé. - … en mi caso Cir, que mi pincel es la palabra, poner el punto final es muy fuerte, siento que esto es significativamente doloroso para mí. Además me angustia soltar un texto tan íntimo, sé que mi camino y mis sueños son importantes para mí, pero ¿para otro? pueden ser habladurías. Para decirlo con claridad, siento que escribí idealismo, irrealismo, fantasía. - … eso es un juicio y los juicios no nos hacen bien, acordate lo que te dije de los ISMOS, son tus miedos Nei. Lo que sentís es frustración. Te digo que hay dos caminos cuando uno siente la frustración, del artista en este caso, una es bajonearte otra es seguir adelante. Todo depende de lo que elijas, yo te sugiero estimularte para el próximo trabajo. - … sería como con los errores …  - … puede ser una interesante comparación, de la misma manera que te dije que “el error es el maestro” agrego que “una frustración tras otra te lleva hacia delante”. El Maestro tiene que ayudar a seguir adelante, esto va bien por acá, hacelo otra vez, seguí así. - …como hacés conmigo …  - … hay que tratar de lograr que lo que hacés, lo que buscás, tenga algo de vos, que evolucionó, que geminó esa semilla. No hace falta lograr cosas bellas, hay que tratar de lograr que, lo que hagas, tenga algo de lo que vos querés lograr. - Gracias … 


VACÍO

En tu vacío se miran todos mis vacíos. En mi búsqueda encuentro tu ausencia. En mi deseo está tu presencia. Una ciudad oscura, el límite, un puente que no crucé. Por la ventana viejas tejas me muestran la distancia y en un blanco, tu lugar. Miro el teléfono y no sé a quién llamar. ¿Dónde estoy? ¿En qué ciudad? ¿En qué tiempo? ¿En qué realidad? Salgo a la calle a buscar un indicio de tu designación, bordeo el paredón de piedra, la muralla que separa los techos del blanco, oscurece, deseo llegar y descubrirte. Encontrar respuestas. Poca gente camina, llego al puente y por debajo de su sombra un señor de sobretodo marrón con sombrero ajado se me acerca y por sobre su ala busca mis ojos y me deniega el paso. Atardece en naranjas que buscan el negro. Mi refugio, el paredón y el camino de regreso. Ese día no tuvo saciedad. Subo hacia mi lugar y miro por la ventana, los techos de tejas se hacen noche, no hay respuestas, seguiré esperando, seguiré buscando.


Ine



Comentarios
Graciela Rodríguez 25/jun/17    09:02 h.
Escriba su opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Más noticias en Cultura

Cómico, humorista y ocurrente, Fontova tocará en Amigos de Merlo, a las 21:00Hs


Lo recaudado se usará para el arreglo del techo, ya que urge su restauración