Tags:

El sabado 27 de octubre se vivió una experiencia inolvidable en la Plaza Sobremonte



La segunda edición de Tardes Merlinas con danza en espacios urbanos, nos permitió disfrutar un poco de sol con mucho movimiento
Fomento Amigos de Merlo Fomento Amigos de Merlo

El día de ayer la Plaza Sobremonte se vistió de danza gracias a la incansable tarea de “TARDES MERLINAS” en espacios urbanos 2018, actividad organizada por el Grupo Marañas danza-teatro coordinado por Laura Veiga.

Un gran número de Bailarines, docentes y compañías de danza se congregaron ayer para compartir la pasión por el movimiento. Por segunda vez se apropian del territorio público con el movimiento de los cuerpos y las ideas, en un acto de apropiación, transformando no solo el espacio sino expandiendo el sentido de la danza. En este mismo acto de desplazarse sobre cada baldosa, de pisar cada pasto que a diario ignoramos, se imprime una nueva experiencia imborrable de vincularse con el espacio. Tanto los bailan o quienes son espectadores vivencian esta entrega mutua de crear territorio. Cuando hablamos de territorio, hablamos también de darle historicidad a un espacio y más aun a las experiencias que hacen de ese espacio uno nuevo. Acostumbrados a la distribución que las industrias culturales hacen del material que circula en los medios, se le propone a la gente involucrarse en el evento, rompiendo el molde, recorriendo eligiendo el punto de vista para observar, pudiendo variarlo a gusto preferencia. Aquí no existen las butacas, sino las sorpresas.

Era el público quien ocupaba “su” espacio aceptando ubicarse frente a cada compañía. Dicho de paso, ese escenario, no era más que un pequeño recorte momentáneo, que iba variando de grupo en grupo. Allí se centraban las miradas, estableciendo el límite entre escena y observación de la escena, este tipo de rasgo también define una manera diferente de hacer arte. Salir a la calle y crear la escena es un poder que además de los noticieros tenemos todas y todos. Imaginemos lo poderoso que es el arte que también crea la narración o el relato que tenemos frente, y más aún en una etapa en plena crisis, podemos crear una actualidad llena de posibilidades.

Vimos un “Proyecto Vuelo” con Javier y Jimena con una coreo Eco Intento 2, donde los cuerpo se debatían y se mostraban corrompidos por el incesante deseo de estallar en movimientos llenos de tradición. Esa comunión entre libertad y memoria registrada en cada musculo no podía silenciarse, no podía ser sutil, buscaba el apoyo de alguien que sostuviera ese agotador tránsito de estados coreográficos.

“Improvisación en Movimiento” con su coreo Cardumen a contra luz, coparon un pasillo de la plaza con una escena cargada de drama, lo digo porque había un relato con personajes principales y secundarios, que se vinculaban entre sí con estados y modos de posicionarse en el espacio. Fue muy interesante como pudieron soltar la idea de que debía haber un frente de espectadores, como si fuera en teatro tradicional, pudieron bailar en 360°, sin dejar a nadie fuera, mezclarse entre la gente, entre la vegetación, interactuar con el espacio, ser en él y moverse en él, pero de verdad, sin fingir que fuera un escenario. Nunca dejaron de ser un cardumen, aunque por momentos cada personaje fuera único en su desarrollo coreográfico. Salvo al final cuando se dispersaron como la luz.

“Grupo Doroku” con dos coreos Oku y Cumbia eligieron la calle, circulando y trasladándose de un punto a otro, reptando, corriendo, caminando no dejaron de moverse por el tapete, cayendo y parándose, arrancando y reposando, las tres bailarinas mostraron un criterio moderno para construir danza. Con mucho equilibrio, con una performance segura y precisa, las agilidades y creatividad estuvieron expuestas al límite. Muy dinámicas y a la vez conservando un espacio reducido en longitud, lograron enriquecerlo en relato. Ejemplar en este sentido, han logrado sacarle el jugo a la escena en movimiento.

“Colectivo Efímero” nos dio una lección de cómo tres jóvenes tienen mucho para decir. Con un texto que reclama voz y voto, que planta bandera discursiva en el mundo adulto Sofía enmarcó la coreo de Juana y Olivia en un marco de “toma de posición”, con movimientos que se aferran a la fuerza vital, con miradas que intimidan y cuestionan, con el rigor de quien está dispuesta a romper las cadenas del silencio.

“Las hijas de Ines” con escasa edad pero no poca experiencia, han pisado la escena con la dulzura de la infancia, y la seguridad de quienes ya han bailado frente al público en numerosísimas ocasiones. Han disfrutado con naturalidad y responsabilidad de su momento de “acción”. Lucía , Malena Eva están entre los 8 y los 11 años.

Fue increíble ver a tantos jóvenes entre los trece y los veintipico, bailando y disfrutando de mostrar ver a sus “colegas”. Varios grupos como “Grupo Oníricos”, “Puerto Infante”, “Los del Besso”, “Up” y “Grupo Senda” se han lucido con sus vestuarios, con increíble coordinación de movimientos, con una tesitura increíble de apreciar en un adolescente. Estos bailarines, están formándose, y cada experiencia que les permita enfrentarse a la mirada ajena, en una edad que sabemos no es fácil hacerlo, nos demuestra que se puede crecer fortaleciendo y madurando dichas cuestiones. La elección de la música ha sido interesante, muchas veces optando por temas muy comerciales o alejados del repertorio tradicional de las danzas.

El “Grupo Aime”, con varias coreos, mostró una increíble inquietud por crear una escena en movimiento. Jovencitos también, jugaron con salir de la imitación del producto de moda y jugaron a probar algo más osado, más teatral, sobre todo con cierto desarrollo dramático. Con la resta del exceso de movimiento, con la sutileza de la quietud, con la posibilidad de sostener al otro han mostrado que comienzan a transitar una búsqueda más profunda.

“Los del Jam”, siempre han sido un grupo muy comprometido con la improvisación, con un discurso actual y muy expresivo. Con gran talento y destreza, después de haberlos visto en innumerables oportunidades se que siguen porprendiendome por su carga emotiva.

Esta entrega de Danza en espacios urbanos es una excelente prueba de que hay mucho público interesado en la danza, y que sobre todo hay muchos cuerpos que están formándose como bailarines, que entrenan, se entregan y crecen año a año.


Por Andreina.

Comentarios
Escriba su opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Más noticias en Cultura

Los talleres de la casa realizarán la exhibición anual 2018, de los espacios desarrollados durante el año y Noches Merlinas, festejará sus quince años. Están todxs invitadxs!!!!!

Ya pasaron dos días de la presentación de la Obra que el Grupo La Convención Teatro de Córdoba Capital, pero los comentarios  su repercusión sigue corriendo.