Tags:

SE HIZO JUSTICIA PARA LA FAMILIA ESCUDERO



Redacción Redacción

Ayer, el abogado Guillermo Domeniconi confirmó a La Gaceta que, el pasado 8 de junio, el juez Jorge Sabaini Zapata dictó el sobreseimiento de la familia Escudero en relación a la denuncia, radicada por Fiscalía de Estado hace cuatro años, por usurpación de tierras en Estancia Grande. 


“El argumento de Fiscalía de Estado era que esas tierras eran fiscales, en virtud del decreto de expropiación, y que la familia Escudero las estaba usurpando”, comentó Domeniconi, recordando que la expropiación debía hacerse por ley y no por este decreto anticonstitucional que utilizó el gobierno de Alberto Rodríguez Saá. El campo claramente era de los Escudero, a pesar de que la Justicia puntana los procesó por “usurpadores”.

Escuderos

“Finalmente, esta mentira montada por Fiscalía de Estado, con la connivencia del Poder Judicial, se está cayendo a pedazos. No la pueden sostener más en el tiempo y el juez Sabaini Zapata dispone finalmente el sobreseimiento. Esto significa que no existe más la causa penal, no hay delito y los Escudero no son usurpadores”, dijo el letrado.

Domeniconi destacó además que el juez Sabaini Zapata “ahora debe disponer la restitución del campo” y “expedirse al respecto” lo antes posible. “Ya planteamos esto y pedimos el levantamiento de la medida cautelar. Ya que restituye el campo, el Estado tiene que restituirlo en el estado en el cual se lo quitaron. Será responsabilidad del Estado construirle una vivienda”, sostuvo el abogado, recordando que el Gobierno, cuando el juez subrogante Agustín Ruta dictó el desalojo del campo en base a esta denuncia de usurpación, tiró abajo el hogar de don Mario Escudero. 


fuente lagacetadigital.com.ar

Comentarios
Escriba su opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Más noticias en Provincia

Pasadas las 12.30 de ayer, el oficialismo logró el quórum propio al reunir 23 diputados en el recinto, motivo por el cual los legisladores de Cambiemos y Avanzar decidieron entrar a sesionar

Con toda humildad y absoluto respeto me tomo la licencia de escribir estas líneas, no tanto con el ánimo de rendir tributo a un amigo, sino por la necesidad de canalizar la profunda pena