Tags:

MURIÓ EL HIJO MAYOR DEL EX GOBERNADOR ALBERTO RODRIGUEZ SAA



Redacción Redacción

Se trata de Carlos Juan Rodríguez Saá, de 40 años, quien vivía en Buenos Aires, donde se había radicado para seguir un tratamiento médico y de rehabilitación. Era uno de los hijos de Alberto Rodríguez Saá.

Si bien se desconocen detalles del hecho, según la información que comenzó a circular esta tarde desde los propios allegados a la familia Rodríguez Saá, Carlos Juan fue encontrado sin vida en horas de la tarde de este martes.
Alberto Rodríguez Saá, se encontraba en San Luis cuando se enteró de la triste noticia y viajó de manera urgente a Buenos Aires.
Carlos Juan Rodríguez Saá, hijo mayor de Alberto Rodríguez Saá y Antonia Salino, vivía en Buenos Aires, donde se había radicado para seguir un tratamiento médico y rehabilitación por graves problemas de salud.

Portada principal de el Diario de la República


Ultima Noticia 

Según ya han informado varios medios nacionales, esta tarde falleció Carlos Juan Rodríguez Saá, hijo del ex gobernador Alberto Rodríguez Saá y de la ex senadora Antonia Salino, a la edad de 40 años.

De acuerdo a las primeras versiones que se dieron a conocer, Carlos Juan se habría suicidado en su departamento de Buenos Aires.

El hijo del ex gobernador residía en Capital Federal desde hace varios años, donde era intensamente cuidado por su madre debido a serios problemas de índole psicológica.

Hace minutos, la página web de El Diario de la República, propiedad de los hermanos Rodríguez Saá, publicó que Carlos Juan "sufrió un paro cardíaco", sin especificar cuál fue la causa del mismo. 


fuentes agencias

Comentarios
Escriba su opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Más noticias en Provincia

Pasadas las 12.30 de ayer, el oficialismo logró el quórum propio al reunir 23 diputados en el recinto, motivo por el cual los legisladores de Cambiemos y Avanzar decidieron entrar a sesionar

Con toda humildad y absoluto respeto me tomo la licencia de escribir estas líneas, no tanto con el ánimo de rendir tributo a un amigo, sino por la necesidad de canalizar la profunda pena