Tags:

MIRÁ LO QUE HACEN CON TUS DATOS WHATSAPP, LINE Y TELEGRAM



Redacción Redacción
Los tres mensajeros más populares tienen diferentes políticas con respecto a lo que hacen con nuestros datos. 

Aceptar los Términos y Condiciones de uso de WhatsApp, Line o Telegram siempre es el primer paso (obligatorio) para poder utilizar estas aplicaciones y muchas veces, por no leerlo, estamos dando acceso a datos personales que podrían ser muy sensibles. ¿Pero realmente sabes cuáles son? No sé si serás uno de los pocos que suelen leer estos textos donde se detallan todas las cosas que vas a aceptar, pero es de imaginar que como hacemos la gran mayoría de usuarios, acaban por pulsar en el botón de ‘Aceptar’ para entrar cuanto antes a utilizarla. Pues bien, para que no tengas que ‘tirarte’ varias horas leyendo y releyendo, nosotros vamos a resumirte los puntos más importantes.

mensajeros

WhatsApp

La última actualización de las condiciones de uso donde se especifican las condiciones de uso de la aplicación se remonta al 7 de julio de 2012 y en ella podemos encontrar detalles como estos:

– La edad mínima para usar WhatsApp es de 16 años
– Los datos de nuestras cuentas (contactos, etc.) se almacenan en servidores de EE.UU.
– El uso comercial no está taxativamente eliminado de las posibilidades de acceso a nuestros datos personales
– Nos advierten que “de forma periódica pueden acceder a nuestros contactos“, para saber cuáles utilizan WhatsApp pero nos aseguran que no recopilan nombres, direcciones o emails: sólo números de teléfono
– Nuestros datos de localización o fotos compartidas sólo los verá el destinatario
– WhatsApp afirma que sólo guarda el número de teléfono del usuario y su nombre elegido al darse de alta en el servicio
– El contenido de los mensajes no se almacena, sólo ‘pasa’ por sus servidores hacia el dispositivo del destinatario
– Los mensajes no entregados permanencen en los servidores un máximo de 30 días. 

Line

 Esta aplicación japonesa, que tuvo su momento dulce gracias a la polémica de que WhatsApp costara 1 U$S al año a los usuarios de Android, ofrece no sólo mensajes sino también llamadas de voz. Estos son algunos de los detalles más importantes de sus condiciones de uso:

– La edad mínima para usar Line es de 15 años o tener el consentimiento paterno.
– Line prohíbe el uso de su aplicación para contactos sexuales o práctica de actividades religiosas
– De nuestra cuenta sólo almacenan nuestro número de teléfono, el correo electrónico que hayamos dado y el nombre de usuario elegido
– Line guarda datos del dispositivo desde el que nos conectamos: sistema operativo, IP, etc.
– Paralelamente, Line también puede recoger datos como nuestro nombre, foto, género, dirección y otros más
– No se especifica en qué lugares se almacenan estos datos.

Telegram
Por último, esta la aplicación ‘revelación’ de la temporada, obra de un estudio ruso y que es de las tres la que menos términos y condiciones de uso tiene. También, hay que recordarlo, es la que más en serio se toma (al menos de cara a la galería) la seguridad con chats secretos y otros servicios. Mira, estos son algunos puntos importantes de sus Términos y Condiciones de uso:

– No se especifica edad mínima de uso o consentimiento paterno
– Los datos de nuestras agenda se alojarán en sus servidores sólo si les damos permiso específico
– No existe posibilidad de uso comercial, publicitario, empresas de análitica, etc. aunque tampoco explican demasiado en profundidad
– Sólo guardarán datos ‘de forma apropiada’: número de teléfono, foto del perfil, nombre, agenda de contactos y conversaciones salvo los chats secretos, archivos enviados, horarios de conexión o datos técnicos del dispositivo
– Telegram almacena los mensajes y el contenido en su nube pero sin especificar ni dónde ni por cuánto tiempo
– Los mensajes se cifran con tecnología simétrica de AES 256 bits, RSA 2048 y Diffie-Hellman

fuente AdslZone
Comentarios
Escriba su opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Más noticias en Portada Inicial

Este miércoles 29 represores argentinos fueron condenados a cadena perpetua, entre ellos se destacan Jorge Eduardo el 'Tigre' Acosta, ex jefe de tareas del Grupo de Inteligencia 3.3.2., y Alfredo Astiz, ex oficial de la Armada, quienes son considerados culpables de cometer "homicidios

empezó a desarrollarse un movimiento consolidado y extendido en el campo, especialmente en las zonas más fértiles del Imperio como el sureste de Ucrania,