Tags:

DETECTAN SAPOS CONTAMINADOS CON PLOMO Y CADMIO



Redacción Redacción

Investigadores de la Universidad Nacional de San Luis detectaron niveles considerables de plomo y cadmio, dos tipos de metales pesados, en algunos anfibios del dique La Florida. El sapo común es el más afectado. Lo preocupante: el embalse, de 700 hectáreas, es la principal fuente de agua para las poblaciones de San Luis y Villa Mercedes.


laflorida

La doctora Mariana Jofré, docente del Departamento de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNSL, explicó que para el trabajo de investigación se estudiaron individuos adultos de seis especies: el sapo común, la rana de bigotes, la ranita trepadora cordobesa, el escuercito cururú, el sapito panza roja y el escuercito de flancos manchados.

“Todos los individuos estudiados presentaron niveles detectables de plomo y cadmio”, remarcó la investigadora en una de sus conclusiones más importantes. Aclaró que aún “no se ha determinado si el origen de la contaminación es acuática o terrestre”.

No obstante, se presume que la presencia polo en el embalse proviene del uso de plomadas de pesca y combustibles. En tanto, el cadmio deberse a residuos sólidos (por ejemplo baterías) que son arrastrados con las crecientes.

En un informe que los investigadores difundieron a través de la Agencia CYTA – Instituto Leloir explican que para el plomo “se estima que concentraciones de 10 microgramos por gramo (un microgramo equivale a 0,000001 gramos) producen envenenamiento en animales silvestres y se han determinado efectos subletales (retardo en el desarrollo y  peso reducido) en algunos anfibios con concentraciones de 3 microgramos por gramo”.

En los anfibios estudiados las concentraciones de cadmio variaron entre 1,09 y 6,86 microgramos por gramo de masa seca y las de plomo entre 1,19 a 5,57 microgramos por gramo de masa seca. El sapo común fue el más afectado.

Si bien se desconoce a qué concentración corporal el cadmio se hace letal para los anfibios, “se ha sugerido que puede afectar la supervivencia de los vertebrados cuando las concentraciones superan los 5 microgramos por gramo de peso húmedo”, indicó la doctora Jofré. El peso húmedo es el peso del tejido con agua y el peso seco cuando está desprovisto de agua.

“Cuando se realizó el estudio, el agua de la costa norte del embalse poseía menor contaminación por metales y mejor calidad que la costa sur, que ha sido ampliamente utilizada para actividades recreacionales como pesca, navegación, camping y balnearios”, destacó la investigadora. En el caso particular del sapo común, las concentraciones de plomo fueron significativamente mayores en individuos de la costa sur.

Para la doctora Jofré son necesarios más estudios a fin de determinar la salud de las poblaciones de anfibios. “Lo significativo de este estudio, es haber obtenido una línea de base de contaminación para poder monitorear las poblaciones de ese tipo de animales a futuro y poder así realizar comparaciones”, agregó.

Trabajos de este tipo son de gran relevancia si se considera que el embalse tiene actualmente un importante desarrollo urbano, “que podría estar afectando la permanencia de algunas de las poblaciones de estos animales”, señaló la investigadora.

Asimismo Jofré remarcó la necesidad de implementar políticas de protección dado que la diversidad de anfibios es importante para el equilibrio del ecosistema.

En el estudio, publicado en “Environmental Science and Pollution Research”, también participaron la doctora Rosa Antón del Departamento de Química de la UNSL y el doctor Enrique Caviedes Vidal del Departamento de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNSL e investigador  del CONICET en el Instituto Multidisciplinario de Investigaciones Biológicas de San Luis.


fuente sanluisnoticia.com.ar

Comentarios
Escriba su opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Más noticias en Portada Inicial

empezó a desarrollarse un movimiento consolidado y extendido en el campo, especialmente en las zonas más fértiles del Imperio como el sureste de Ucrania,

La llamarada, que alcanzó una intensidad de X9,3, se constituye en uno de los mayores eventos de este tipo que puede producir el Sol