Tags:

Hace mas de una año tenemos un abanico de opciones en espectáculos y artes visuales



Cuando el arte y la coherencia se funden
Fomento Amigos de Merlo Fomento Amigos de Merlo

La práctica teatral no solo incluye las actuaciones y destrezas de los actores, también hay todo un mundo detrás del acto teatral, como lo son el proceso de construcción y desarrollo de la obra, el armado de la imagen escénica y escenográfica (las tonalidades e intensidades de la iluminación, vestuarios y utilería) es decir el contorno o recipiente de la obra. Pero también es importante todo lo que de la obra se puede hablar.

Hoy hablaremos de la obra de teatro de títeres “Con la tierra en los pies” la obra de la compañía teatral Cambia la papa de Esquel. Este grupo familiar que anda viajando por teatros y escuelas del país, lleva un mensaje reflexivo sobre el cuidado de la tierra a grandes y chicos. Esto último es muy importante porque como dijimos antes el teatro no termina con los aplausos. Podemos decir que toda obra es un fenómeno del instante que muere y es irrepetible. Pero cuando la obra logra imprimirse en los espectadores pasa a ser inmortal, por lo menos se trasmuta en un hecho perdurable en la memoria de los que fueron parte de ese momento volátil. Hace una semana que se han presentado en nuestra Villa de Merlo, el mismísimo día de la primavera, para legarnos a niños y adultos (hijos y padres) el cuidado de nuestros recursos naturales. Al menos en mi casa, no se habla más que de la tierra que enseña, de los bichos palos y de las viejas del agua (todos personajes de esta obra). La temática del medio ambiente no está exponencialmente tratada en crudo, sino que se elabora la posibilidad de sentirnos un colectivo, con los vecinos, con los chicos del aula, con los barrio, etc. podamos cada uno hacer poco, que entre varios es mucho. El mensaje es interesante en este sentido de combatir la frustración de cambiar el mundo en “modo Quijote”. Entre todos es mas fácil, desobedezcamos a los cinematográficos relatos heroicos. No necesitamos un héroe inmortal forrado de acero, un bicho palito puede conmovernos y mostrarnos el mundo de otra manera, sin hablar, sin luchar y portando un sinnúmero de debilidades. Es una linda excusa para charlar en familia y generar cambios.

Por otro lado es muy interesante que esta compañía trabaje con títeres como herramientas e intermediarios, el objeto que se convierte en depositario de lo dramático. Pero además no se opera desde el quehacer individual donde el titiritero se suma matemáticamente con su muñeco, sino los actores, operando en conjunto, comulgan en el mismo personaje de Valentín, un niño. Los dos dan vida y gestualidad al niño, no todo el tiempo, pero si gran parte de las acciones complejas, lo cual requiere sin duda de mucho ensayo y coordinación. Esto de la misma manera que juntos nos podemos fundir en un pequeño colectivo, para hacer algo, Darle vida a esta tierra que es la depositaria de nuestros relatos dramáticos.

Los actores se funden entre muñecos y escenografía, no se esconden, forman parte de la escena, se integran, operan, contienen, movilizan y participan. Quizás es este lenguaje lo que cierra con majestosa coherencia de la obra.


Andreina Benitez

Comentarios
Escriba su opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Más noticias en Cultura

El pasado domingo 14 de abril fue de plena actividad para el Club Andino San Luis y una de las actividades consistió en un nuevo ascenso a la mayor altura de Córdoba, el cerro Champaquí (2790 mts)

fue todo un exito